Mosquitos

No muchos insectos pueden provocar el odio que tenemos a los mosquitos. Pueden fácilmente arruinar una caminata por el campo o una barbacoa el domingo.

Los mosquitos tienen la capacidad de sentir nuestra presencia en más de un sentido. Eso les da la increíble habilidad de evadir todas nuestras intenciones asesinas y moverse rápidamente esquivando los golpes mortales. Sus alas zumbantes y su presencia molesta pueden despertar hasta al más profundo de los durmientes.

Los mosquitos están en el mismo grupo que las moscas domésticas comunes (Diptera). Como tales tienen un solo par de alas, cuerpo estrecho, ovalado, patas largas y delgadas y una cabeza con probóscide (trompa) prominente. Su vida media en estado salvaje oscila entre las 2 semanas y los 6 meses. El tamaño de los mosquitos adultos oscila entre 0,3 y 2 cm.

Llámanos al 690 87 36 85

Los mosquitos son conocidos como una plaga de verano. Se encuentran en mayor cantidad en ambientes calurosos y húmedos, pero pueden prosperar en todo tipo de climas. Se reproducen en suelos húmedos o fuentes de agua estancada como estanques, zanjas de drenaje y contenedores artificiales que se han llenado de agua.

Un mosquito puede desarrollarse desde un huevo a un adulto en cuestión de 10 a 14 días, dependiendo de la temperatura.

La gente cree que los mosquitos nos pican para alimentarse, pero están equivocados. Los machos no pican, se alimentan del néctar de las plantas. Sólo las hembras incluyen sangre en su dieta, y lo hacen porque requieren las proteínas que hay en tu sangre para reproducirse.

Los mosquitos son más activos durante la noche, pueden detectar a su presa ya sea por la temperatura corporal o por el dióxido de carbono que exhalamos al respirar.

Los mosquitos eluden la luz del día y salen durante los días nublados, acechan en áreas oscuras y a la sombra. Son más activos desde el atardecer hasta el amanecer, pueden desecarse y morir si pasan mucho tiempo al sol.

Los mosquitos son portadores o vectores de las enfermedades más mortíferas de la humanidad como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue y la encefalitis. Hay más de 3.000 especies de mosquitos alrededor del mundo pero no todos ellos pican a los humanos.

El aumento repentino en el número de mosquitos ocurre con mayor frecuencia durante la primavera y verano, típicamente después de la época de lluvias.

La importancia de los larvicidas

La forma más eficaz de controlar a los mosquitos es encontrar y eliminar su zona de cría, mediante la eliminación de grandes sitios de desarrollo larvario (reducción de la fuente) como pantanos, estanques o zanjas (cualquier fuente de agua estancada).

Los larvicidas son agentes naturales o productos químicos diseñados específicamente para matar larvas de mosquitos.

Su modo de acción es muy específico y, por lo tanto, tiene poco impacto negativo sobre otros animales. Normalmente actúan en 24 horas después de la aplicación.

Llámanos al 690 87 36 85

¡Comparte en redes sociales!