Procesionaria del pino

Esta plaga tan curiosa se da en países del sur de Europa como España, es un problema para quienes tienen parcelas con pinos cerca o bien personas que tienen este tipo de árbol en sus jardines. Aunque su comportamiento es muy gracioso, entraña riesgos para la salud, sobre todo la de los más pequeños de la casa o las mascotas.

A finales de agosto, la polilla del pino pone sus huevos en los pinos, que servirán de alimento a las orugas cuando eclosionen. Aproximadamente un mes más tarde nacen y crecen rápidamente. La oruga atraviesa cinco etapas de desarrollo, muda su piel al final de cada etapa y construye nuevos nidos cada vez más altos en el árbol. Varios centenares de orugas habitan en cada nido y, como suele haber muchas orugas en un árbol, a menudo el árbol sufre daños irreparables. Los nidos normalmente se orientan hacia el sur y gracias a esto en su interior los habitantes pueden soportar temperaturas invernales tan bajas como -12 grados centígrados.

En la primavera siguiente, de febrero a mayo, las orugas salen del árbol y forman largas procesiones, buscando un lugar adecuado en el suelo para pupar. Se entierran en el suelo y permanecen allí hasta que emergen como polilla adulta. Una vez que emergen se aparean, ponen sus huevos en un pino cercano y mueren. El período de pupación puede durar meses o años, dependiendo del tiempo que se necesite para que las condiciones adecuadas permitan su transformación en polilla.

Las orugas tienen protuberancias que tienen un montón de pelos que causan problemas a los gatos, perros, niños y a algún adulto curioso. Los pelos contienen una proteína alergénica que puede causar reacciones alérgicas como picazón leve, ceguera temporal y shock anafiláctico. Las reacciones en los perros van desde hinchazón, necrosis de los tejidos, hasta vómitos o incluso la muerte.

Llámanos al 690 87 36 85

¿Cómo me deshago de ellas?

Deshacerse de la oruga procesionaria del pino es un trabajo difícil. El mejor momento para atacarlos es cuando son más vulnerables, al final de los meses de verano.

Nuestro tratamiento pasa por:

  • Eliminar los nidos, utilizando los medios de seguridad correspondientes
  • Aplicación de productos químicos específicos.
  • También se utilizan las trampas de feromonas.

La oruga procesionaria del pino es un problema que está mucho más cerca de tu casa de lo que crees, ya que estas plagas están invadiendo nuevas áreas que antes no podían colonizar por la temperatura.

Los pelos de esta oruga provocan reacciones que pueden ser muy serias, las necrosis en las lenguas de los perros son muy frecuentes, invalidando a la mascota de por vida. La reacción en niños suele ser bastante más leve, no obstante se debe tener en cuanta sobre todo en la población alérgica a este tipo de veneno.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
¡Comparte en redes sociales!